Sensu, el nuevo abanico de sabores de la cocina japonesa

El restaurante del Grupo Kazan abre sus puertas en el hotel Bahía del Duque (Adeje) con acceso directo desde la avenida Bruselas

Sensu, que significa abanico en español, es el nuevo restaurante japonés del Grupo Kazan que abre sus puertas en el hotel Bahía del Duque, de Adeje, justo en la avenida Bruselas, que da acceso a la playa del Duque.

Una apuesta firme, que lidera Fran Relea, que busca situarse entre los mejores restaurantes de España y hay razones de peso para conseguirlo. Ayer abrió sus puertas tras semanas probando platos y organizando una orquesta, integrada por cocineros y miembros de la sala, para que nada falle.

El restaurante viene avalado con el curriculum del grupo. Kazan, una estrella Michelin y dos soles de la Guía Repsol y el Maguro, una seria apuesta por la cocina nipona con influencias latinas. Ambos también galardonados por los Premios de Gastronomía DIARIO DE AVISOS-Dorada Especial al restaurante de Mejor Cocina Extranjera.

Sensu está integrado en el Bahía del Duque, perteneciente al Grupo CIO, pero no está destinado sólo a los huéspedes, sino que está abierto al público de la calle con acceso directo desde la avenida Bruselas. El restaurante cuenta con dos amplias terrazas, una que da al interior del hotel y la otra al renovado paseo que comunica con la playa del Duque.  El interior consta de un amplio comedor, en forma de ele, con una moderna cocina a la vista de los comensales. Sillas confortables, mesas amplias y distanciadas para evitar que se entremezclen las conversaciones auguran una almuerzo o cena marcada por la tranquilidad. El diseño de interiores merece un premio: maderas, cueros, techo a dos aguas, tonos verdes y cobrizos transmiten serenidad y relajación. Todos los detalles han sido cuidados hasta el extremo, incluso la iluminación tenue.

La cava acristalada contiene más de 1.000 referencias de todo el mundo con presencia de las principaleles vinos, cavas y champagnes recomendados por la prestigiosa Guía Parker.

La cocina está dirigida por Jaime Palmar, que ha trabajado en el Kabuki Rau (Málaga), y Adrián Caballero que se empleará a fondo en que la sala esté a la altura de las perspectivas del proyecto culinario.

La cocina busca ir más allí siempre respetando el producto y sus sabores.  Uno trío de snacks supone un bien comienzo para esta experiencia gastronómica: pan de algas con sala miso, mejillones con puerros crocante o tortillita de camarones.

Se sigue con una propuesta de usuzukuri de salmón con ajo negro, un tartar de atún con salsa de ciruela y alga nori o una flor de calabaza ecológica en tempura, con daikon y jegibre.

A continuación, nigiris de salmón con lima, toro aromatizado y dorada con cortes precisos de los pescados y arroz en su punto.  y que se comen de un sólo bocado.

Luego un alga, previamente deshidratada hasta alcanzar un punto crocante, rellena de huevas de Ikura (salmón), y una espectacular versión de la tortilla japonesa de gambas; un salmón con salsa ponzu y puré de batata.

La carne es de la raza wagyu. Llega a la mesa ligeramente marcada y servida en una parrilla individual para terminar de hacerse impregnándose de los olores de la brasa. De postre mochi, pero acompañado de fruta fresca, y la apoteosis de un mil crepes de 23 capas de té macha y manzana verde. Impresionante. | José L. Conde

Fuente: www.abocados.es

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies